Cuando hablamos de fotografía hoy, ¿de qué alcances estamos hablando? Su significación, su efecto y su trascendencia han evolucionado y hoy enfrentamos nuevas maneras, más expansivas, de mirar la fotografía. La fotografía es un daguerrotipo y es una imagen digital. Es el registro de un evento y es una creación virtual.

Aprender fotografía es pensar, leer, interpretar y discernir; es también ubicar una imagen en su contexto social, cultural e histórico. Los alumnos de la carrera de fotografía en el Centro de la Imagen aprenden todo eso y más. Y eso es lo que nos distingue. Nosotros creamos las condiciones necesarias para poder mirar de una manera crítica y tener una opinión informada.

A lo largo de la carrera, los alumnos aprenden y experimentan con procesos de película blanco y negro y copiado en laboratorio. En el Centro de la Imagen creemos que esta fotografía tradicional tiene un espacio propio que lo distingue de otros medios fotográficos. Paralelamente nos introducimos a la captura digital y a las diferentes maneras de impresión a color. Las habilidades técnicas en blanco y negro y color son evaluadas en la misma medida que la habilidad para articular ideas sobre tus imágenes, que se desprende de los cursos de teoría de la imagen como historia, análisis y crítica. Es esta conjunción de habilidades la que te permite más adelante canalizar tus intereses hacia la fotografía comercial, periodística o artística: todas líneas de producción incluidas en el programa de estudios.

En un escenario en donde vemos cientos de imágenes diariamente sin discernir aquello que miramos, el Centro de la Imagen propone educarte como un creador de imágenes que reta las maneras establecidas de ver y hacer fotografía y que se distingue por su capacidad crítica y de pensamiento. Es decir, por hacer de ti un individuo-fotógrafo que genera propuestas y no un fotógrafo más.

Flavia Gandolfo
Directora Académica
Carrera Fotografía